Unas horas en Taipei

Fotografía y texto: David Crespo @davidcrespocam

Exactamente no podría decir cuántas horas estuve en Taipéi, pero desde luego me quedaron ganas de volver a esa ciudad para admirarla a la luz del día.

La razón de mí fugaz paso por Taiwan, fue debido a la vertiginosa tarea del fotógrafo deportivo que debe cubrir dos torneos de golf en tres días, situados en continentes diferentes. Cuando viajas con escasa programación y rapidez, la única planificación que cabe es la improvisación.

Pisé suelo asiático al atardecer, y ya sabía que no estaría allí ni 24 horas. Solo quería dejar las maletas en el hotel para salir a dar un paseo y comer algo, pero la cosa no se presentaba fácil, utilizar el inodoro inteligente de mi habitación antes de salir ya me costó unos veinte minutos de lectura y comprensión del manual, digamos que salí del apuro dignamente… 

Ya en la noche, salí a pasear por las calles del centro. Fueron unas horas en las que pude disfrutar de una vida nocturna muy activa, con largas avenidas iluminadas por neones comerciales que contrastaban con las callejuelas escondidas, poco iluminadas y con pequeños puestos donde la gente comía mientras caminaba hacia ve a saber dónde. En uno de esos puestos fue donde me di cuenta que a causa de la prisa, me olvidé de conseguir algunos dólares taiwaneses, saqué mis tarjetas de crédito como solución definitiva, pero no, parece que esa noche no tocaba cenar.

Sin moneda local, tarjetas de crédito inútiles y sin ningún tipo de cobertura en el móvil, la única preocupación que tenía era la de disfrutar del tiempo que me quedaba hasta llegar al hotel para dormir unas pocas horas antes de trabajar.

Me perdí por algunas de las calles del centro observando las pequeñas tiendas, restaurantes y santuarios de barrio, hasta que me di de bruces con el «Taipei 101» el famoso rascacielos, no le hice fotos hasta haberme alejado mucho de él, sin perderle de vista, ya que solo llevaba mi 50mm montado en mi cámara. Es la foto principal que decidí poner en este artículo, un lejano y sutil “Taipei 101” donde el verdadero protagonista de la foto es la vida que está bajo sus toneladas de hierro y cristal.

Lo que pasó después de esa foto se resume en hambre, sueño y a volar destino a Niza, pero lo que pasó allí es otra historia.

Autores

Participa en Maraña compartiendo este contenido:
Ir arriba