Rope, la celebración de un asesinato

Por David Crespo

Hitchcock tenía que estar más pronto que tarde en la páginas de Maraña Magazine, y eso que quizás no pueda decirse que La soga sea su película más popular, aunque sí una de las apuestas más arriesgadas de este director.

Él siempre quiso rodar una obra de teatro, pero como dudaba de su éxito en taquilla esperó a tener su propia compañía —Transatlantic Pictures—, para sentir que realmente estaba haciendo la primera película en la que tenía carta blanca para casi todo.

La Soga está basada en la obra de Patrick Hamilton Rope’s End, con un alto contenido homosexual. Hitchcock adaptó con mucha suavidad esta temática tan controvertida en los Estados Unidos de aquellos años y lo hizo junto a Arthur Laurents, ya conocido por el éxito Nido de víboras.

Tal y como cuenta el propio Arthur en el documental La soga desatada, esta era una película que trataba de homosexuales, pero jamás se mencionó esa palabra ni por parte de Hitchcock ni por nadie de la Warners, sustituyendo en sus conversaciones la palabra «homosexual» u «homosexuales» por «eso». En un principio, los papeles iban a ser interpretados por Cary Grant y Montgomery Clift, pero los dos rechazaron sendos papeles para no ser relacionados con «eso». Aunque el director no muestra claramente una relación homosexual entre los protagonistas, creo que Hitchcock podría haber arriesgado y haber sido menos sutil en su trasfondo homosexual.

La película trata de un juego de suspense, planteando el privilegio que podría suponer para mentes superiores liberar al mundo de gente inútil, y de esa forma desatarse de la esclavitud moral aprendida en un alarde nihilista excesivo. Los dos chicos —brillantes universitarios—, influenciados por un antiguo profesor de filosofía, asesinan a su amigo —a su modo de ver menos brillante— y esconden el cadáver en un arcón que luego convierten improvisadamente en la mesa principal en una fiesta, sobre la que se servirá la cena. Sí, comer sobre un ataúd. De esta manera, convierten el asesinato en una obra de arte expuesta a sus invitados, entre los que se encuentran familiares y amigos de la víctima e incluso el antiguo profesor de filosofía, interpretado por James Stewart.

El guionista Arthur Laurents estaba en desacuerdo con mostrar el asesinato inmediatamente al principio de la película, de esa forma el espectador se preguntaría durante el transcurso de la misma si allí había realmente un cadáver o no. Sin embargo, Hitchcock optó por enseñarlo, para que el espectador sufriera o deseara que fueran descubiertos en todos esos momentos en los que los personajes invitados paladeaban la comida y charlaban cerca del arcón.

Quizás el momento más «hitchcockiano» de la película es cuando la doncella —en plano fijo— empieza a recoger la mesa durante casi dos minutos interminables, tras los cuales se dispone a abrir el arcón para guardar unos libros. Esta es la secuencia que realmente otorga la razón a Hitchcock para enseñarnos el asesinato al principio, ya que todos esperamos con cierto estrés la reacción de la doncella y de los invitados al ver el cuerpo del joven estrangulado. Además, nos recuerda que una simple doncella de avanzada edad, alejada de los círculos elitistas de los protagonistas, puede poner en jaque sus vidas con solo levantar la puerta del arcón. Otro momento con el «toque Hitchcock» es el momento en el que el padre de la víctima recibe como regalo algunos libros atados con la soga que apenas unas horas antes había servido para asesinar a su hijo.

La soga fue la primera película en color de Hitchcock, rodada en plano secuencia, continuada, cosa que contradecía sus propias teorías sobre la importancia de la narrativa en el montaje cinematográfico. Se rodó y editó tal y como podría verse en una obra de teatro, con tan solo diez cortes, proporcionándonos los planos generales y cortos descriptivos, tan característicos del director en la misma secuencia con la cámara móvil. Nadie había hecho esto antes.

Fueron muchos los inconvenientes para rodar: una cámara literalmente inmensa capaz de rodar en Technicolor que debía moverse por todo el set de rodaje en perfecta sintonía con actores, luces, sonido, atrezo, sorteando, además, mobiliario, puertas, paredes, incluso una «cuarta pared» que puede verse durante algunos minutos.

Esto requería de muchos ensayos diarios antes de rodar cada secuencia debido a la gran dificultad para los actores, que básicamente actuaban sometidos a estrictas marcas y tiempos, ya que el rollo de película tan solo duraba 10 minutos. Aunque en varias ocasiones apreciamos las marcas de los actores y del mobiliario en el suelo, así como la molesta sobra de cámara en más de una ocasión, la pobreza de este rodaje no tiene parangón. Hitchcock utiliza como método de corte pasar por las espaldas de los actores tapando por completo la lente, de esa forma realiza el cambio de rollo de película y esto fue, simplemente, una genialidad en aquel tiempo.

La historia se narra en tiempo real, y esto lo vemos reflejado en la transición del día a la noche, pasando por un precioso atardecer que observamos a través de los grandes ventanales del salón donde se celebra el festín. Hay que destacar que el director era un gran conocedor de las técnicas tanto de cámara como de iluminación, y nos ofrece una lección magistral en el momento culmen en el que el profesor descubre apesadumbrado los actos indignos de sus alumnos, acusándoles de malinterpretar sus enseñanzas. Hitchcock, durante esa escena, enciende los neones publicitarios de los edificios colindantes —rojos y azules parpadeantes—, con lo cual adentra al espectador en una atmósfera aún más estresante.

La Soga es, en definitiva, una película técnicamente única; una película de suspense en mayúsculas donde el espectador disfruta del privilegio de conocer más detalles que los propios personajes.

Como nota final, añadir que podría parecer imposible que Hitchcock apareciera en esta película —como era su costumbre— , pero, sorprendentemente, aparece en dos ocasiones: en la toma de los créditos iniciales acompañado de una mujer y, también, a través de su logotipo en neón, desde la ventana del salón.

Autores

Participa en Maraña compartiendo este contenido:
Ir arriba