Plata o plomo

Texto: Rafa Mérida @rafaducktoy

Resulta curioso que el fenómeno de los narcos, mafia y bandas del crimen, siempre han despertado un gran interés en el cine y la televisión. En el mundo seriófilo, vivimos una época de auténtico boom y saturación, sobre tras el éxito sin precedentes de Narcos, la serie de Netflix basada en la vida de Pablo Escobar. El narco más importante de todos los tiempos sigue siendo blanco de veneración y admiración fuera de sus fronteras, quizá por aquellos que no hemos vivido el terror que provocó en vida.

Como en tantas otras situaciones, el personaje sustituye a persona real, banalizamos sus actos y todo nos parece una ficción. Escobar ha provocado una nueva ola de pop-art basado en su figura, o en el actor que lo interpreta en la serie, el brasileño Wagner Moura. Igualmente, nos resulta muy curiosa la invasión de «hijueputas», «malparidos» y otras expresiones «paisas» en el lenguaje cotidiano… aunque pronunciarlas delante de un colombiano seguro que no debe provocarle tanta risa.

Repasemos pues, una lista de series sobre bandas, narcotráfico y mafia en general, en estricta clasificación de gusto personal del que escribe, y que seguro que provocará tantos dislikes que tendré que refugiarme de las balaceras de protestas.

BREAKING BAD (5 temporadas)

Por encima de todo, creo que Breaking Bad reúne todos los ingredientes para ser mi preferida de este ranking. Sin ánimo de espoilear, narra la historia de un profesor de instituto, un «Don Nadie» que de pronto decide ponerse a fabricar y traficar con metanfetamina, para dejar resuelto el futuro de su familia. Con esta sinopsis, la serie es una genialidad detrás de otra, tanto en personajes, como en frases, como en situaciones. Y el final es perfecto, nunca he escuchado ninguna queja al respecto. Aparte del dúo de protagonistas, Walter y Jesse, tenemos una fauna en la que aparecen Gustavo Fring y sus Pollos Hermanos, Saúl Goodman, Hank, el cuñado de la DEA, el sicario Mike, Tuco y su tío Héctor Salamanca, sus Primos, y así un innumerable elenco de «personajones» que han dado lugar a una cultura de Breaking Bad. Pocos años después de la serie, en la película «El Camino» nos contarían las horas posteriores al final de la serie, imprescindible para los fans.

Como también lo es la serie BETTER CALL SAÚL (5 temporadas), precuela que nos contaría cómo el astuto abogado Jimmy McGill llegaría a convertirse en Saúl Goodman, un abogado sin escrúpulos capaz de blanquear dinero, conseguirte teléfonos imposibles de rastrear, o hacerte desaparecer sin dejar rastro. ¿Cómo no querer a Jimmy? Si te gustó Breaking Bad, apuesto a que habrás devorado esta serie con gran agrado…

SONS OF ANARCHY (7 temporadas)

Hijos de la Anarquía está inspirada en los Ángeles del Infierno, una banda asociada al narcotráfico, crimen, prostitución, tráfico de armas, extorsión y violencia. El primer capítulo de la serie es una masterclass de cómo se mantiene un ecosistema donde estos simpáticos moteros tienen todo el tinglado para vivir sin cotizar, de todas las actividades ilegales que podamos imaginar. Como los Hell’s Angels no estaban muy satisfechos con estas atribuciones, los creadores de la serie buscaron otro nombre, dando lugar a Sons of Anarchy y su archiconocido club SAMCRO. Si en los primeros capítulos se dejan entrever momentos románticos de pareja o de afecto familiar, no te dejes engañar: no es ese tipo de serie.

GOMORRA (4 temporadas)

En Italia existe la Mafia, de origen siciliano, y luego está la Camorra, originaria de Nápoles, en el sur de la península. Roberto Saviano es el escritor de la novela «Gomorra», y creador también de esta serie. La historia, basada en hechos reales, describe las guerras de clanes y familias de la droga, los Savastano y los Conte. Viendo este retrato de la situación del narcotráfico y el crimen organizado, no es de extrañar que Saviano viva amenazado de muerte. La serie tiene momentos muy crudos, pero ninguno como el final de cada capítulo, cuando empieza a sonar la música de Mokadelic y ya sabes que se viene una ejecución…

NARCOS (3 temporadas)

Hablemos primero de la serie que dio origen a esta saga, las 3 primeras temporadas están dedicadas a la vida de Pablo Escobar, el narcotraficante más poderoso y sanguinario de todos los tiempos. Como decíamos, esta serie ha inspirado un verdadero fenómeno y Netflix, Amazon, HBO y las demás plataformas han visto un filón alrededor de los documentales, entrevistas y reportajes sobre figuras de narcotraficantes en otras partes del mundo. La primera saga de la serie está enfocada en Cartel de Medellín, encabezado por Pablo Escobar y su primo Gustavo Gaviria. Estos fueron los peores años de narcoterrorismo, por la crudeza, poca delicadeza y brutalidad de los crímenes. Pero le sucederían los estilistas del crimen, los elegantes y finos «Señores de Cali»; el Cartel de Cali rivalizaba con el de Medellín, y logró erradicarlo y alzarse en la supremacía del narcotráfico, dirigido por unos capos más astutos y discretos. La temporada 3 de Narcos nos narra el auge y caída de este cartel, antes de pasar a otra localización interesante: México.

NARCOS MÉXICO (2 temporadas)

En este país tienen lugar las temporadas 4 y 5 de la serie, enfocados en el Cartel de Guadalajara y su cabecilla, Félix Gallardo. Precisamente, para mi gusto ese es el punto flaco de estas temporadas, el personaje que interpreta Diego Luna, que no consigue parecer tan despiadado y cruel como sus antecesores (Diego Luna tiene cara de buena gente). En uno de los mejores capítulos contamos con una aparición estelar de Pablo Escobar, pero en mi caso solo sirvió para darme cuenta de cuán floja es la saga de México respecto a la original.

PEAKY BLINDERS (5 temporadas)

Peaky Blinders nos traslada a la Inglaterra después de la I Guerra Mundial, donde una familia de irlandeses domina el barrio de Small Heat con las apuestas hípicas, la extorsión y el contrabando, hasta crecer y llamar la atención de la mismísima Scotland Yard. La serie tiene una fotografía muy característica, con la elegancia de los outfit de los Shelby, sus escenas en cámara lenta y buenos temazos de rock. Una delicia, pero no intentes verla en versión original sin subtítulos, que es verdaderamente complicado entender nada. Los fans esperamos ansiosos los nuevos capítulos, no en vano es de las series que más me ha gustado. Y por supuesto, añoraremos tanto a nuestra querida Polly…

EL CHAPO (3 temporadas)

Producida por el mismo equipo que Narcos, nos cuenta la historia de Joaquín «El Chapo»Guzmán, máximo capo del Cartel de Sinaloa en México. Desde sus inicios, El Chapo fue bien conocido por ser mujeriego, sanguinario, y por tener a los mejores ingenieros capaces de cavar túneles para introducir droga en USA, o para facilitarle una espectacular fuga de la cárcel. Según Wikipedia, a su organización se le atribuyen entre 2000 y 3000 crímenes en la época dorada de El Chapo, y en la serie nos retratan su figura con toda crueldad. Si te gustó Narcos México, esta serie es recomendable, aunque como está basada en hechos reales, al final siempre sabrás cómo acaba.

FARIÑA (1 temporada)

Para contar la historia de Sito Miñanco, Laureano Oubiña y los Charlines, a Nacho Carretero le bastó con una novela, y a Atresmedia con 1 temporada. Hemos crecido oyendo que Galicia era uno de los puntos de entrada de la droga en Europa, sobre la famosa Operación Nécora, pero a los que nos pilla lejos, esta serie nos ha fascinado, porque nos resulta cotidiana, con algunas caras que hemos visto en los realities de TV, como Laureano Oubiña y su amante Esther Lago, o como el joven juez Baltasar Garzón, mientras preparaba la operación antidroga más famosa de la historia de nuestro país. La serie es más que recomendable, la historia de los carteles más importantes de Europa.

WEEDS (8 temporadas)

Aunque no llegué a completar esta serie, las primeras temporadas fueron una gozada por la novedad y el toque cómico que imprimían a la trama. Tras quedar viuda, una joven madre californiana de un barrio pudiente se ve empujada a traficar con marihuana para poder mantener su casa y su familia. Nos habla de la doble moral americana y de los secretos y vicios de las familias puritanas, que se meten de todo mientras organizan eventos benéficos o vigilan que sus hijos mantengan la virginidad o permanezcan lejos de las drogas… No puede sino recordarnos a Julio Alberto y Maradona haciendo aquel anuncio de «No a las drogas».

CÓMO VENDER DROGAS ONLINE (A TODA PASTILLA) (2 temporadas)

Esta genial serie consta de solo 12 capítulos de 30 minutos cada uno, y te la acabas de un tirón porque es bastante divertida, muy bien hecha, y con buenos cliffhangers. Moritz y su amigo Lenny son dos frikis de instituto que empiezan un lucrativo negocio de venta online de pastillas para impresionar a la exnovia de Moritz, pero se les va de las manos y cuando quieren parar, se meten en unos buenos líos con unos mafiosos. Seguir con la rutina cotidiana del instituto, atender el negocio y que no se enteren los padres ni la policía: la comedia está garantizada…

OZARK (3 temporadas)

Creo que lo más me enganchó de la historia de Ozark fue la naturalidad de sus actores y la situación tan complicada en el que se meten los protagonistas. Una típica familia americana, de un día para otro se ve obligada a blanquear dinero para un cartel mexicano. Los líos familiares del día a día, empezar una nueva vida en un sitio donde a nadie se le ocurriría buscarte, los lagos Ozark. Capítulo a capítulo, la serie va ganando interés, con personajes secundarios muy potentes y con la familia en plan estelar, jugando a lo grande. Una gran serie que se ha ido ganando la renovación temporada a temporada.

LOS SOPRANO (6 temporadas)

Es una de las pocas series de esta lista que he vuelto a revisitar con todo el cariño del mundo. Tony Soprano y su familia son una institución en esto de las series, no en vano ha sido una de las mejores series de la historia en cuanto a éxito y crítica. Si tienes HBO, puedes volver a deleitarte con sus movidas familiares al tiempo que ves un rosario de asesinatos por encargo. Lo normal del día a día dentro de la famiglia. Para los seguidores de la serie, la muerte del actor James Gandolfini fue una tragedia, pues ya era parte de nuestra vida. «Los que quieren respeto, respetan».  Honrémosle como se merece. 

THE WIRE (5 temporadas)

A riesgo de ganarme unos buenos hates, he dejado tres series para el final, porque no conseguí engancharme a ellas. La primera de ellas es The Wire, que pese a ser una de las series con mejor valoración por parte de la crítica y del público, cuesta un horror engancharse a ella. La primera temporada es muy muy lenta, con muchos personajes cuyos nombres cuesta aprenderse, mucho lío de juzgados y comisaría, pero muy poca acción y avance en la historia. Aparte, tiene sus años y ha envejecido mal, y aunque sea considerada una obra maestra, reconozco que la abandoné en la primera temporada.

BOARDWALK EMPIRE (5 temporadas)

Tras una primera temporada muy prometedora, la segunda ya fue un bajón espectacular. El bueno de Nucky (Steve Buscemi) es lo más reseñable de la serie, ambientada en Atlantic City durante la Ley Seca, en los años 20: contrabando de bebida y sustancias ilegales, corrupción política, gángsteres y mafia en general. La serie ha obtenido muchos premios por su nivel técnico y fidelidad histórica, pero para mi gusto, va decayendo después de la primera temporada.

ESCOBAR, EL PATRÓN DEL MAL

Esta ambiciosa serie colombiana, realizada con muchos medios, pretendía retratar la verdadera figura del Patrón, Pablo Escobar, sobre su imperio del terror y cómo llegó a controlar la política, la economía, el deporte o la propia libertad del país. El resultado de elegir para el papel a Andrés Parra, para mi gusto totalmente desacertado, porque es un actor que no infunde miedo, respeto ni temor alguno. ¡¡Y la serie es lentísima!! Si llegas al final de los 74 capítulos, háztelo mirar.

LA REINA DEL SUR (3 temporadas)

Basada en la novela de Arturo Pérez-Reverte, cuenta la historia de Teresa Mendoza, una mujer que asciende a la cumbre en el mundo del narcotráfico, un negocio donde las mujeres tienen poco que decir. La serie original mexicana alcanzó éxito mundial, incluso inspiró un remake a lo norteamericano producido por USA Network. Pero quizá unos de los datos más reveladores de esta serie es que El Chapo Guzmán era un fan acérrimo, y anhelaba conocer a la actriz protagonista, Kate del Castillo. Al parecer, la DEA le tendió una trampa, ayudándose de la actriz y de Sean Penn, en una trama que finalizó con la detención del narcotraficante. 

MAYANS (3 temporadas)

He dejado esta serie para el final, porque me parece bastante mala. Tratando de reeditar el éxito de Sons Of Anarchy, este spin-off se centra en la banda mexicana de los Mayans, comandados por Álvarez, su presidente, un personaje que aparecía en la serie de SAMCRO. Un agente de policía encubierto es el novato que tendrá que conseguir información para meter en la trena a toda la banda. Pero de pronto, entra una chica en escena, lo típico… Lo único destacable es el gran Edward James Olmos; por lo demás, para perder el tiempo con esta banda de moteros de Hacendado, merece más la pena volver a ver la serie original.

Hasta aquí mi ranking favorito de narcos y mafiosos. Evidentemente, me habré dejado muchos títulos en el tintero, incluso en España se están haciendo bastantes series de ficción en este ámbito. Seguro que José Luis Moreno sería capaz de protagonizar alguna de ellas, en plan biopic; mientras tanto, seguiremos escudriñando las plataformas en busca de más plata o plomo.

Autores

Participa en Maraña compartiendo este contenido:
Ir arriba