Imprenta Sur, casi un siglo de poesía

Texto: José Antonio Mesa Toré
Director del Centro Cultural Generación del 27
Fotografia: David Crespo

Cuando los visitantes acceden al actual emplazamiento de la imprenta Sur en el edificio de uso cultural donde tiene su sede el Centro Cultural Generación del 27, entre las calles Ollerías y Parras de la capital malagueña, tienen la sensación de viajar en el tiempo y adentrarse en un época esplendorosa de nuestra cultura, a la que, gracias a la coincidencia temporal de una pléyade de escritores y artistas, se le ha dado el nombre de Edad de Plata. 

A los más mayores o incluso a quienes pertenecen a mi generación ––yo mismo entré en más de una ocasión en la imprenta Sur de la mano de mi padre cuando aún era un niño de pantalón corto y la imprenta estaba entonces en la Alameda, el último emplazamiento de su vida comercial, hacia el final de la década de los sesenta–– la vista de las voluminosas y anticuadas máquinas (las minervas monopol, la guillotina de la casa Krause), de los chibaletes donde se guardan las cajas con los tipos de plomo o del reloj de pared de la marca Quillet, que aún sigue dando las horas, no es cosa que nos sorprenda pues es una visión almacenada en nuestra memoria, un mundo que hoy nos parece antiguo pero que fue también el nuestro, y,  por eso, provoca en nosotros una punzada de placer y de nostalgia. Sin embargo, si los visitantes son grupos de escolares, muchachos y muchachas sabios en el uso (y abuso) de las nuevas tecnologías, la sorpresa, la conmoción incluso, es grande cuando entran en este templo sagrado de las artes gráficas y, muy especialmente, cuando el impresor y cajista José Manuel Andrade les explica cómo hacer un libro con casi las mismas técnicas empleadas por Gutenberg. (José Manuel es ya la tercera generación de una familia dedicada al oficio de la composición y la impresión artesanales; su abuelo, José Andrade Martín fue el impresor contratado por los poetas Emilio Prados y Manuel Altolaguirre cuando abrieron en 1925 la imprenta Sur, y unos años más tarde se le unieron sus hijos, Pepe y Manuel.)

Por supuesto, a estos jóvenes de hoy les parece, como diría don Quijote, cosa de encantamientos pertrechados por genios y hechiceros malandrines el que las palabras se vayan componiendo sobre las planchas letra a letra, un tipo de plomo minúsculo tras otro pizcados pacientemente con una pinzas y colocados al revés para hacer posible la impresión al derecho, o que, para conseguir esta, sea el impresor quien, aplicando su fuerza, con una mano eche a andar la minerva y haga girar las poleas que irán moviendo la cama en la que con la otra mano irá metiendo el papel y sacándolo una vez impreso. Trabajos artesanales que requieren una enorme paciencia y meticulosidad.

Intencionadamente, para resaltar aún más este milagro de que la imprenta Sur siga a día de hoy, casi cien años después de su apertura, imprimiendo libros, cuadernos, pliegos, hojas sueltas de poesía, he comenzado por el final de su historia ––nuestros visitantes escolares dirían que se trata de un spoiler––. En 2001 se oficializó la compra de la imprenta Sur por parte de la Diputación de Málaga. Por su valor patrimonial e histórico, su destino sería que fuera conservada por el Centro Cultural Generación del 27 pero, desde un principio, tuvimos claro que esta «nueva vida» de la imprenta no debía limitarse a ser un objeto de museo sino que había que continuar con su brillante trayectoria editorial, es decir, que debíamos seguir imprimiendo en ella los poemas de los poetas actuales. Para ello hubo que restaurar el mobiliario, poner a punto la maquinaria y acondicionar una sala del Centro Cultural. Así nacieron colecciones poéticas que siguen abiertas aún, tales como El Castillo del Inglés, Cazador de nubes o La cama de Minerva. Recientemente hubo que acometer, para cumplir con la legislación vigente sobre máquinas antiguas y la prevención de riesgos laborales, una adaptación de todas ellas, añadiéndoles elementos de protección. Fue esta una empresa ardua pero finalmente se logró el permiso para continuar con nuestro empeño de que Sur siga escribiendo páginas tan bellas como las de su historia durante el pasado siglo. Y ahora, aunque sea de manera resumida, vamos, en un salto atrás, a contar esa historia desde su principio.

Hace ya tiempo que el hispanismo nacional e internacional estableció que Málaga cumplió un papel fundamental, casi de protagonista, en la cristalización de la llamada Generación del 27 y en la difusión de sus obras. Ello fue debido a la creación de la imprenta Sur, como se ha dicho en 1925, y a la fundación de una revista deslumbrante tanto por la calidad de sus textos como por la belleza de su composición bautizada con el nombre de Litoral y la publicación de valiosísimas obras poéticas de los más importantes autores de dicha generación.

Visto hoy con una distancia temporal de noventa y cinco años, Málaga existió en el siglo XX, y dentro de España, gracias en gran parte a la existencia de aquella revista que, pese a su breve vida –Litoral, en esta su primera etapa, se edita entre noviembre de 1926 y junio de 1929– y sus contadas apariciones –nueve números pero, en realidad, solo siete entregas, pues fue triple el de homenaje a don Luis de Góngora– se convertiría en la revista emblemática de la Generación del 27, cuestión muy meritoria si se tiene en cuenta que en los años 20 y 30 del pasado siglo abundó y se disparó el número de este tipo de publicaciones a lo largo y ancho de nuestro país, siendo algunas muy valiosas en su contenido y muy bellas en su composición.

Acaso una revista con las virtudes y los méritos de esta, hubiera sido suficiente para que aún recordáramos el nombre de sus hacedores; méritos y virtudes que la crítica más lúcida ha resumido en el hecho de que desde primera hora hubo en sus creadores –Emilio Prados, Manuel Altolaguirre y no olvidemos, si se quiere actuar con justicia, a José María Hinojosa– una voluntad de que la revista y su no menos importante colección de suplementos fueran la argamasa con la que cohesionar una nueva manera de escribir poesía, una promoción –por entonces, casi inédita– de voces poéticas que sabrán tender puentes entre lo eterno de la tradición heredada y la fluctuante novedad que exigen los nuevos tiempos.

Litoral parte con vocación de consagrarse al mar, de hacer del tema marino su único rumbo, aunque pronto, para evitar la repetición y el agotamiento de sus posibilidades, virará hacia otras latitudes más polifacéticas. La decisión de esta elección, por más que no esté exenta de una razón indeleble (el mar, tan próximo al emplazamiento de la imprenta, será una presencia constante en la vida y en la obra de sus hacedores), nos suena también como si sus directores hubieran querido darse la satisfacción de un capricho. En las páginas de Litoral  la seriedad literaria y artística no está reñida con la inclinación al arte como juego (ingrediente esencial de las vanguardias y del «arte nuevo»), de manera que este, tanto en el contenido como en la forma de nuestra revista, transita con profusión y libertad notorias.  Ejemplo de lo primero, serían, por señalar, entre otros muchos, los textos «Hija de la espuma», de José Bergamín, «Cinco. Poema en prosa», de Diego, «Narciso», de Alberti, «Víspera», de Prados, todos ellos en el número inicial de la revista, o, por supuesto, «Palpitaciones cinelandesas», de Ramón Gómez de la Serna, en el segundo número. Ejemplo de cómo se puede jugar también con la forma son las arriesgadas e impagables combinaciones de distintas familias tipográficas y distintos tamaños de letra en la composición de cada texto y, en un alarde originalísimo y magistral, en la disposición de los índices. No sorprende, pues, que, en comparación con el casi medio centenar de revistas en las que colaboraron los escritores del 27, Litoral haya destacado en primer lugar por su belleza y plasticidad inigualables, lo que, desde luego, no desluce la valiosa aportación de sus colaboraciones literarias, plásticas y musicales. 

Esta práctica de hacer convivir en armonía distintas manifestaciones artísticas fue común entre muchas de las revistas de aquel tiempo, hasta el punto de que Carmen, publicación impulsada por Gerardo Diego, se presentará en sociedad, por contraposición a este comportamiento, de la siguiente manera: «Nuestra Carmen no entiende nada, no quiere entender nada de literatura (…) No le apasiona más que la poesía», y, de hecho, no había en ella dibujos, ilustraciones o viñetas; le bastaba con el juego de la tipografía. En cualquier caso, la «pureza» de la revista norteña no empaña la maestría y el exquisito gusto de Litoral para armonizar literatura, poesía, artes plásticas, partituras de música o incursiones en el cine; la una y la otra son actitudes que, lejos de enfrentarse, se complementan para bien de las prácticas editoriales de la época. Sea como fuere, para José María de Cossío la publicación malagueña fue «la lanzada con más rumbo de todas las revistas del momento». En su haber quedan, entre otros méritos, el maravilloso número triple (5-6-7) en homenaje a Góngora, una obra prodigiosa si tenemos en cuenta los medios de los que se disponía en ese tiempo; o su contribución a la difusión del surrealismo en España a través de sus dos números de 1929, ahora con José María Hinojosa en las labores de dirección junto a Prados y Altolaguirre, los cuales habrían de poner fin en junio de ese año a la aventura española de la revista; o, como señala Julio Neira en «Litoral, la revista emblemática del 27», el que «Sin duda, entre las (revistas) poéticas fue la que reunió con mayor amplitud a los jóvenes poetas del momento, pues del canon del 27 sólo Pedro Salinas quedó fuera de sus índices».

Ya lo hemos dicho: si la revista sobresalió entre las de su época (por ser cosmopolita aun sin renunciar a sus raíces malagueñas; por establecer en sus páginas un diálogo permanente e igualitario entre distintas disciplinas artísticas; por reunir en ellas no una «nómina incompleta» sino casi completa de aquellos autores cuyas obras habrían de perdurar en el futuro; y por su fe en que la revista o el libro, a la par de mostrar lo bello del pensamiento, debían ser también un objeto bello y armonioso); si la revista, decíamos, destacó entre sus coetáneas y aun entre las que se han sucedido hasta hoy, sus suplementos y otros libros fuera de colección que amorosa, delicadamente compusieron Emilio y Manolo en la década de los 20 –algunos fueron los primeros o segundos que publicaban sus autores, entre estos Lorca, Alberti, Aleixandre, Cernuda, Moreno Villa, Prados, Altolaguirre, Hinojosa… por citar solo unos cuantos– , agigantan la calidad y el acierto del trabajo gustoso, aunque no exento de quebraderos de cabeza, del grupo malagueño del 27 al timón de aquella imprenta que bautizaron con el nombre de Sur y que «tenía forma de barco», según la hermosa descripción que de ella haría Altolaguirre al redactar muchos años después, ya en el exilio, El caballo griego, sus memorias inacabadas.

En 1925 el padre de Emilio Prados accede a adquirir una imprenta para el menor de sus tres hijos, buscando encauzar el porvenir de aquel joven inadaptado socialmente, en exceso melancólico y solitario y de frágil salud. En parte don Emilio Prados Naveros acertará con su decisión y en parte errará. Ni su hijo ni tampoco Altolaguirre muestran habilidad para los negocios ni para regentar una empresa comercial, sencillamente porque semejantes tareas no son de su interés. Su sueño es otro: anhelan imprimir en Sur sus propios poemas y los de la nueva promoción poética española y lo demás no les importa ni poco ni mucho. Lo demás es que para que la imprenta sea rentable económicamente, o por lo menos, sobreviva hay que aceptar trabajos que están en las antípodas de los que a ellos sí le resultan gustosos. Así que en pocos años se desligarán de Sur, primero Altolaguirre con su marcha a Madrid y posteriormente a París, después el propio Emilio. Y, sin embargo, en el escaso período de tiempo que los dos amigos trabajan en Sur lograrán que la imprenta haga historia porque la revista Litoral y los libros de poesía que allí se imprimen darán alas a la «nueva literatura». Sin Sur y sin ellos el florecimiento de la generación del 27 no hubiera sido ni tan temprano, ni tan fértil, ni tan vigoroso, conclusión en la que coinciden la mayoría de nuestros críticos literarios. El legado del núcleo malagueño del 27 a la cultura española del siglo XX fue, pues, valiosísimo.

Hasta aquí he hablado de la que puede considerarse la etapa más gloriosa de la imprenta Sur pero no hay que menospreciar en absoluto el período que comienza inmediatamente después de la guerra civil y que se prolonga hasta el final de siglo. Ahora la imprenta cambiará su nombre por el de Dardo aunque tras este, entre paréntesis siempre aparecerá en sus ediciones la referencia «antes Sur». En tiempos tan difíciles, poetas y maestros impresores de generaciones posteriores a la del 27 (José María Amado, José Antonio Muñoz Rojas, Alfonso Canales, Bernabé Fernández-Canivell, Rafael León, María Victoria Atencia, Vicente Núñez, Ángel Caffarena…) ponen en marcha muy diversas y muy cuidadas colecciones de poesía como Meridiano, El arroyo de los ángeles, A quien conmigo va… o revistas como la muy longeva Caracola, digna sucesora de Litoral, por citar tan solo las que fueron apareciendo en los inicios de la posguerra. Hasta el cierre de Dardo en 1999, en cada una de las distintas promociones de poetas que se irán sucediendo a lo largo de la centuria siempre habrá algunos que sientan una irrefrenable atracción por la edición artesanal de sus propias obras o de las de otros autores, de manera que la nómina de poetas editores será muy extensa y el número de colecciones y revistas enorme. Estos trabajos le han granjeado a Málaga la fama de ser uno de los centros más importantes de nuestro país en lo que se refiere a la edición de bellísimas y exquisitas ediciones no venales, casi todas ellas a la sombra de las que allá por la mitad de los felices años veinte comenzaron a alumbrar Emilio Prados y Manuel Altolaguirre.

Autores

,
Participa en Maraña compartiendo este contenido:
Ir arriba