Treinta años mal contados de blues en Antequera

Texto: Antonio Navarro

En la España de 1988 había músicos de blues. Eran una especie rara, pero los había

No sé si fue aquella canción, el exceso de cerveza o la imperiosa necesidad que teníamos de dar un giro a la política de la compañía con el fin de tratar de sanear un poco su esmirriada tesorería, lo que hizo que, al volver a Antequera, ya tuviéramos la decisión de crear un sello de blues y hacer un festival en el pueblo.

Cuando llegamos a Sevilla nos encontramos a un Mick Taylor bastante pachucho. Tenía problemas de estómago y llevaba tiempo sin poder comer, así que lo trincamos, le compramos algo en una farmacia, nos lo trajimos para Antequera y nos fuimos a comer al bar de Elías en la calle Cambrón de San Bartolomé. Lo que iba a ser un caldito y algo a la plancha degeneró en pescaíto frito y una fuente de porra, que el británico se zampó con deleite. Eso sí, ayudado por unos buenos vasos de rioja para ayudar a tragar. Mi primo y yo nos mirábamos pensando que posiblemente íbamos a terminar pasando a la Wikipedia de la música como aquellos tíos de Antequera que se habían cargado a un guitarrista de los Stones. Pero no. El bueno de Mick recuperó el buen color, se metió en el estudio de la calle Aguardenteros y se puso a tocar la guitarra.

…y andando ya por tierras de Badajoz nos paró la Benemérita.

Luz de linterna en las caras de los que íbamos felizmente dormidos de vuelta a casa. Luego, a abrir la furgoneta y la típica pregunta incongruente:

– ¿Qué sois, músicos? -preguntó el avispado agente al ver la zona de carga de la furgoneta repleta de guitarras y amplificadores. Mingo, que siempre ha sido el más diplomático del grupo, fue el que le contestó y le dijo que sí. 

-Somos la Caledonia Blues Band y venimos de dar un concierto en León.

Pues resulta que al guardia civil le gustaba el blues, conocía a Caledonia e incluso tenía el disco. Muy amable, pidió autógrafos que todos los componentes de la banda firmaron con alivio, pero él, inflexible, acabó cumpliendo con su deber y también nos dejó su autógrafo en la papeleta amarilla de una denuncia por exceso de velocidad. 

Manolo Arcos fue además el único que consiguió enseñarle una palabra al loro que teníamos en el estudio. El logotipo del sello discográfico Cambayá Records era un loro, y alguien, al que no recuerdo, nos regaló uno de verdad. Cada vez que Manolo Arcos entraba por la puerta del estudio el loro se ponía a gritar como un poseso: 

– ¡Groaaaag!… ¡Algeciras!, 

¡Algeciras!… ¡Groaaaag!.

El loro se escapó un día. Salió volando flechado. Más que un loro parecía un halcón con plumas verdes. Nunca más lo volvimos a ver, aunque poco tiempo después, las malas lenguas decían que se veían por el ayuntamiento palomas con el pico curvo. Yo nunca las vi. Seguro que eran sólo las malas lenguas. 

Todavía recuerdo el día que escuchamos por primera vez la cinta de casete que nos habían mandado. Bastaron dos escuchas para que se nos quedara ese estribillo: 

Blues como me gusta el blues

Es que el blues es dinamita nena

Y explota en mis venas. *

Y además funcionaba perfectamente. Como en cualquiera de los blues hechos en Chicago o en el Delta sus letras nos cuentas los sufrimientos de la vida cotidiana…

La nevera está vacía

No funciona el ascensor.

Mi chica me ha dejado

Qué voy a hacer yo. **

Letras callejeras y macarras impregnadas de sexo y alcohol…

En Murcia hace mucho calor

Y la cerveza sube muy bien.

Y yo cuando estoy con mi chica

Me sube otra cosa también.***

Y por último ese demoledor blues lento cuya primera frase lo dice todo:

Hola Mary.

Tus piernas rosas me vuelven loco. 

Me vuelven loco.*

Y nos pusimos manos a la obra. La banda en furgoneta desde Sevilla. Mi primo y yo en un viejo Mercedes de segunda mano para Bilbao a recoger en el aeropuerto a Mick Taylor. De camino, parada en Granada para recoger a Miguel Ángel. Durante todo el camino le fuimos poniendo en el coche cintas de casete con diferentes patrones de blues para que se fuera acomodando al sonido. Él, disciplinado, en el asiento de atrás practicando con su guitarra flamenca a ritmo de shuflle, mientras Antonio y yo discutíamos sobre el orden del programa a seguir. Empezaría la banda base, luego iríamos sumando guitarristas hasta que saliera Mick Taylor. Cuatro temas más adelante, cuando todo estuviera patas arriba, de pronto, ¡zas!, sacamos al flamenco para que haga en solitario un par de temas. 

– Una rumba y unas bulerías… ¿me has oído Miguel Ángel?. Esto es importante, dos cosas ligeritas y digeribles que estos vascos no están acostumbrados al flamenco y vayamos a liarla.

No obstante, el campo del blues donde la mujer encuentra su hábitat preferido es en el terreno de la voz. En los Estados Unidos la gran mayoría de estas voces provenían de los coros de gospel -música religiosa afronorteamericana- de las iglesias, y fueron ellas las primeras en grabar discos de blues en los años veinte. 

Paradójicamente, ellas no eran de los estados sureños. Vivian en Detroit o New York, muy lejos de los deprimidos estados rurales del sur, en los que el blues estaba surgiendo, y sin estudios de grabación medio decentes. La paradoja se rompe al comprender que era bastante más económico contratar a una cantante local que bajar al sur profundo y traerse a un intérprete de la zona.

Según esto, es lógico buscar los orígenes primigenios del blues en África, y más concretamente en la parte occidental del continente africano, de donde procedían la inmensa mayoría de los esclavos que los traficantes llevaban a Estados Unidos. Y aunque no les dejaban llevar nada, ellos se llevaron su cultura y su música.

Por otra parte Taj Mahal, uno de los máximos y mejores exponentes del country y el blues rural, dice que no tiene nada de claro que el blues venga de África. Es evidente que es una música propia de la comunidad afroamericana de los USA, pero si su procedencia hubiera sido traída de África con los esclavos, habría blues en países como Costa Rica, Cuba o la República Dominicana. 

Esta teoría sostiene a los que opinan que el género es totalmente autóctono y buscan sus influjos en la confluencia de los antiguos esclavos y sus descendientes con las culturas de otras comunidades de inmigrantes de países como Escocia, Irlanda e incluso Francia.

Resultó muy curioso sonorizar algunos instrumentos de los que traían que no habíamos visto en la vida. Fue un poco surrealista verte en el escenario ante una mesa de madera en la que hay una palangana llena de agua y la corteza de media calabaza, con un micro en la mano pensando por dónde puñetas se lo vas a poner. Hasta que tomas la sabia decisión de que por cualquier lado va a venir bien, excepto dentro del agua.

Cuando cae la noche sobre esta ciudad

busco algún lugar para poder ahogar

todas mis penas

Todas en un poco de alcohol

Pues negro es mi destino

Tan negro como el carbón* 

La música no entiende de razas, ni el baloncesto, pero nadie puede negar que para estas dos cosas los de raza negra son especiales. Durante todo el siglo XX han demostrado su superioridad en distintos géneros, como el rock and roll, el soul, el jazz, el funky y por supuesto el blues

Además, los tiempos estaban cambiando y a la nueva generación no le importa ya la esclavitud ni las horas al sol recogiendo algodón. Sus problemas ahora eran urbanos: el alquiler, el trabajo, el sindicato… Y cuando iban a un bar era para olvidarlos. 

Soy un hombre asustado, ¿sabes?.

Porque cada vez que miro alrededor…

Sí, a alguien le dan el trescientos cuatro.

El hombre del alquiler llama a mi puerta

Lo siento, señor hombre del alquiler

Acaban de darme el trescientos cuatro,

Trabajando en el Proyecto, 

un trescientos cuatro,

  Te puede hacer llorar.* 

Con estos mimbres, los músicos de blues fueron adoptando con facilidad el invento de Les Paul y añadieron micrófonos y otros instrumentos como el piano. Adaptaron los ritmos, cambiaron los mensajes y electrificaron el sonido. Eso era el rhythm and blues y esa la generación de músicos que lo expandió por el mundo.

Hemos hablado de ciclos de música africana y de rock andaluz, y en algunos casos hemos escuchado las críticas de los aficionados más puristas. Los talibanes del blues, como nosotros los llamamos cariñosamente, son muy parecidos a los puristas del Flamenco: los flamencólicos. Ambos abogan por preservar la pureza de los géneros, son reacios a mezcolanzas de cualquier índole y, concretamente los del blues, escuchan con cierto escepticismo otras músicas que no huelan a los pantanos del Mississippi o a humo de antro de Chicago.

B.B. King decía que tú no eliges el blues, sino que el blues te elige a ti. De la misma forma pienso que tal vez sea el blues el que escoge los sitios donde afincarse, y ningún sitio mejor que un buen cruce de caminos, con magia y lleno de leyendas. Por ello creo que fue el blues el que decidió que este era un buen sitio para él.

Un lugar donde, en el trascurso de los siglos, han venido confluyendo visionarios de diversos orígenes que terminan dejando su simiente en la ciudad.

FIDELIDAD

Cerró los ojos para ver mejor los colores. No lo consiguió. El blanco, el negro y los tonos grises de las fotos se imponían a sus recuerdos. Había sacado todas las de los conciertos. Las tenía guardadas en distintas cajas que ahora se amontonaban en un rincón del dormitorio.

Cuántas veces estuvo a punto de comprar un álbum para dotarlas de una ubicación más digna, más coherente. Ninguna. Las fue separando una a una sobre la cama, colocándolas en estricto orden cronológico. Guiándose por su memoria. 

Comprobando la fragilidad de ésta cuando el reverso de alguna le mostraba una fecha que rompía la línea temporal. En las primeras no estaba ella, tampoco en las últimas. Y no pudo evitar emocionarse, al tiempo que se sentía aliviado, porque pronto volvería a estar entre sus brazos, o al menos esas habían sido las palabras del luthier.

Autores

Participa en Maraña compartiendo este contenido:
Ir arriba