Tatiana Donoso: «Mi segundo nombre es Soledad»

Libro Textil: Tatiana Donoso
Texto introducción: Encarna Castillo

La necesidad de narrar, de crear ese pasado negado u ocultado y sin el que, a pesar de todo, se aprende a vivir, se encuentra en el origen de las obras artísticas que utilizan la memoria como material creativo. 

     Con Mi segundo nombre es Soledad  Tatiana Donoso ha materializado y narrado su pasado mediante imágenes, agujas e hilos. El resultado de esta narración es este libro textil, que recoge la memoria de infancia del exilio de su familia tras el golpe de Estado en Chile, en 1973, con el que se siente acompañada frente a aquella experiencia de la infancia.

     «Antes de esto, no sabíamos nada», suele sentir todo aquel que trabaja con la memoria. Antes de esto éramos niños o niñas sin más opción que creer lo que nos explicaban nuestros mayores. Y es en ese descubrir ya de adultos aspectos enterrados de nuestro pasado cuando rescatamos nuestro «yo» esencial, nuestra verdad, y, de paso, la calma. Hasta ese momento de revelación, no hemos conseguido construir más que la sombra de nuestra verdadera identidad.

      Cada familia posee un gen diferencial que actúa como detonador de la memoria y que viaja a través de los siglos. Y para que los cinco minutos más trascendentales de nuestra vida puedan producirse, son necesarias las vicisitudes completas de toda una saga familiar anterior. Es en ese gen diferencial donde residen los traumas heredados que producen los silencios de aquellos que han vivido situaciones que les han marcado, como el exilio, las muertes violentas, la persecución… Todo queda dentro. Y si no se cuenta no existe. ¿Y si no existe podremos vivir mejor? 

     Un sufrimiento silenciado en un niño siempre se enquistará en forma de trauma heredado. Y los traumas circulan de generación en generación si no se les adjudica un nombre. En el caso de Tatiana Donoso ese trauma se llama exilio: «Mi práctica artística gira en torno a la activación de las memorias del cuerpo en relación al trauma de la experiencia de migración y exilio, a partir del archivo fotográfico y documental familiar, así como con procesos textiles como la costura y el bordado», comenta. Un exilio político en el que creció rodeada del hábito de la costura y del bordado, heredado de sus abuelas, y que más tarde ella misma recuperaría durante su propia maternidad.

     Muchas veces lo más doloroso es el pensamiento, por ello, el trabajo artístico con la memoria —que necesita de este pensamiento para localizar esas palabras con las que explicar los silencios que componen nuestras vidas— siempre conlleva un quiebre por parte del creador, un mostrar impúdicamente a los demás recovecos que el artista ni siquiera sospecha que hubieran permanecido en su interior a lo largo de su vida. El mismo pensamiento que rescata y eleva a las zonas conscientes aquello que el silencio sentenció al olvido nos ayuda a encontrar un argumento con el que poder crear nuestro propio relato, porque el que nuestros mayores nos contaron ya no nos resulta útil.

     Pero también necesita de la conversación, de un contar y transmitir la información que hilvane nuestra propia historia. De una oralidad que se traduzca en preguntas a familiares y conocidos, en verdades —a veces solo medias verdades— transmitidas casi siempre con dolor. Es en esos momentos de intimidad con los otros cuando apreciamos la belleza de la lentitud de nuestras palabras, frases, preguntas… Porque cualquier palabra ya no nos vale: solo nos es útil la verdad, la que tantos años ha tardado en llegar. 

     Los procesos artísticos como el desarrollado por Tatiana Donoso conllevan también tomar partido frente a la vida: recordar y atravesar la herida u olvidar y vivir en la desmemoria. «Recordar es político. Es un acto de resistencia frente al olvido, frente al relato oficial que invisibiliza el trauma de la migración y el exilio», comenta la artista. 

    Nunca podremos escapar de nosotros mismos ni de las voces de nuestro pasado. Conservemos, como mínimo, la verdad de nuestra memoria.

Me llamo Tatiana Soledad Donoso Matthews. Nací en Chile el 4 de diciembre de 1970. El 11 de septiembre de 1973, el general Augusto Pinochet bombardeó el Palacio de la Moneda y también bombardeó mi pequeño mundo de niña de tres años. Todo quedó destrozado pero nadie lo sabía todavía. Este carnet de identidad me lo hicieron un mes antes de salir de Chile. Mi hermano había nacido y ya podíamos viajar.

Habitaba en un lugar de seguridad y cariño, arropada y protegida por mis abuelas, mis tíos, mi madrina. Todos me regaloneaban y yo me dejaba querer. Era un amor confiado y eterno. La vida era así para mí.

El día del golpe cerraron la empresa donde trabajaba mi papá. Unos días después le llegó el aviso de que se volvía a abrir la empresa y que tenía que incorporarse a su puesto de trabajo el lunes 17 de septiembre. Fue a trabajar más abrigado de lo normal, con un abrigo marinero de grandes botones: algo se temía, me dijo. Al llegar a la puerta de la empresa los esperaban los milicos; a él y a otros diez compañeros los detuvieron y los metieron en un camión. El campo de prisioneros de Isla Quiriquina cerraba a las 9 de la noche y ellos llegaron a la isla a las 11, así que pasaron la noche a la intemperie hasta que abrieron el campo de detenidos

La niña de la foto soy yo, abrazando a mi papá el día que salió de la cárcel. Mi abuelita Berta le había hecho llegar unas galletas y unos chocolates a través de un cura que visitaba a los presos. Mi papito guardó las galletas para dármelas como regalo ese día.

Nota manuscrita de mi madrina Sully. Acompañaba a las fotos donde estamos todos despidiéndonos en el aeropuerto. Tiene anotado el vuelo, la compañía, nuestra edad y la fecha en la que salimos del país con destino a Bucarest.

Esta foto se tomó el día que salíamos de Chile. Estoy con mi madrina. En el aeropuerto había fotógrafos que sacaban fotos a los grupos de gente que iban a despedir a familiares que salían al exilio. También tomaron fotos a mi familia. Después, estas fotos se las daban a la policía militar y así llevaban un registro de toda la gente que salía del país. Mi tía Rosi habló con el fotógrafo y le pidió que, por favor, le vendiera una copia de las fotos y por eso la tenemos.

Vivimos 18 meses en Bucarest (Rumanía). Nueve meses con mi papá y otros nueve meses nos quedamos allá viviendo mi mamá, mi abuelita, mi hermano y yo. Mi papá se vino él solo a Barcelona, a buscar casa y trabajo. La dificultad del idioma y la dureza del clima hacían muy difícil la vida en Bucarest para las mujeres de mi familia. Mi abuelita Celia siempre estaba en casa, no le gustaba salir a la calle. Aprendí enseguida a hablar rumano, y esos meses que nos quedamos solas en Bucarest acompañaba a mi mamá a todas partes para hacerle de intérprete. Ella se apoyaba en mí.

Bucarest fue el lugar donde nos volvimos a juntar y donde se definió un nuevo mundo para mí. Mi hermano se incorporó a una familia marcada por el trauma y la pérdida. Lloraba mucho y siempre estaba enfermo, como si somatizase el dolor de todas nosotras. Habíamos sobrevivido, pero ya no había miradas para mí.

Llegamos a Barcelona el 1 de noviembre de 1975, pero nadie nos esperaba en el aeropuerto. Mi papá había preparado pollo asado y tenía todo listo en la nueva casa para recibirnos, pero un mal entendido con la diferencia horaria hizo que llegase más tarde al aeropuerto. Mi mamá tomó un taxi hasta una pensión en Arco del Triunfo y ahí pasamos nuestra primera noche en Barcelona. Durante años mi mamá le siguió recriminando que no estuviera esperándola. Y mi padre se encogía de hombros y bajaba la mirada, avergonzado por la culpa.

Tatiana Donoso ha trabajado como fotógrafa para diferentes medios de comunicación como La Vanguardia o El País. Actualmente, desarrolla su trabajo fotográfico en procesos artísticos centrados en la activación de la memoria del cuerpo relacionados con el trauma de la migración y el exilio.

Autores

,
Participa en Maraña compartiendo este contenido:
Ir arriba