Fair: The Awakening – Kanszei

En 2010 comencé un proyecto personal sobre la Feria de Málaga. Tendría como profunda base visual la imagen fotográfica, animada, experimental y sobre todo, creativa. Desde el inicio quise mostrar un concepto distinto al que estamos acostumbrados, algo insólito, mayoritariamente estático y casi desértico, por eso decidí realizarlo cuando la gente vuelve a sus casas y el Real de la Feria cierra. Al amanecer. A partir de ese año, y en adelante, el proyecto pasó a llamarse Fair: The Awakening www.fairtheawakening.com

El primer año fue una salida por placer. Quería captar la parte desolada e inanimada de la Feria de Málaga tras horas de actividad frenética. Buscaba ese bodegón gigante de hierros y estado postcaótico. Un lienzo fotográfico con miles de encuadres nuevos para mi cámara, tan inerte como propenso a la creatividad. En 2010 solo hice fotos, sin más contexto que una Feria vacía y estática. A partir de ahí quise convertir esa salida anual, bajo la misma condición horaria, en un proyecto continuo.

En 2011 casualmente me mudé cerca del Real y desde la ventana podía ver la feria. Ese año quise hacer un juego entre imágenes estáticas y movimiento, así que con la técnica del Stop-Motion y con unas 5.600 fotografías realicé un vídeo de 1:30 minutos que mostraba la Feria desde las 20:00 hasta las 8:00. Un intervalo que comprendía ese ciclo feriante de calma-actividad-vuelta a la calma. Al año siguiente, 2012, desempolvé un par de cámaras instantáneas y quise crear un monográfico a base de Polaroids, concretamente de las cabinas de las atracciones. 

Cada año disfrutaba más salir en busca de un argumento distinto para la misma e inmóvil Feria; otra vuelta, otra técnica, otra perspectiva. Otra manera de verla y mostrarla. Como el proyecto ya era una realidad y la continuidad se mantenía, decidí crear la web para tener recopilado año tras año Fair: The Awakening. En 2013 quise repetir, algo más temprano, para encontrar ese movimiento mínimo que aún no había plasmado, queriendo captar una acción algo más ligera y corta que la del año anterior. Con la técnica de los Cinemagrahps pude crear pequeñas animaciones que engañan al espectador donde aparentemente solo hay fotografía en una primera instancia. 

2014 fue otro año monográfico en el que quise recoger algo aparentemente imposible. Tras algunos años de proyecto sabía que algunas figuras, formas o elementos eran  bastante recurrentes y para ese año concreto quise montar un zoo muy particular. Un zoo de fibra de vidrio en los que los inexpresivos y eclécticos animales tuvieran su inerte protagonismo. Ese año fue uno de los más coloridos y variopintos. Tras esto, en 2015, tuve una etapa más experimental y quise tomar otro de los temas que más se repetían después todos esos años. La suciedad y el estado de caos tras el ajetreo nocturno. Si bien he de decir que incluso eso era efímero, porque todo se llenaba de labores de limpieza para volver a empezar el ciclo, me gustó ese concepto apocalíptico. Como si de un abandono postnuclear se tratase, tomé fotografías en blanco y negro que luego viré en un duotono azul y rojo para enfatizar más la quietud lastrante de una fotografía que perdura siempre como se tomó, incluyendo ese juego de que nunca sabrán que pasó o como cambió todo después de tomar la foto. 

Los monográficos volvieron en 2016 con una colección de objetos perdidos titulada A tus pies. Sentí la necesidad de encontrar algo más allá de la línea de visión normal. Quería dejar de mirar donde siempre y encontrar una relación entre cosas cercanas , con un eje común. Ese año miré hacia abajo y descubrí un mundo conectado de cosas que de alguna manera u otra habían quedado estáticamente desechadas, abandonadas, perdidas o puestas ahí con una historia que jamás sabremos, pero que nos permite jugar a imaginarlas. Después de estos años realizando el proyecto en solitario, quise compartir esta inquietud por ver la Feria de Málaga desde otro punto de vista. Tanto es así que propuse una serie de fotografías que tomé en 2017 a varios profesionales plásticos y visuales malagueños. Me rodeé de ilustradores locales para que dieran vida a mis fotografías dibujando sobre ellas. Este año el proyecto lo compartí con ilustres personas como Pedrita Parker, Sr. Sleepless, Monigotez, Loco Malito y muchos otros grandes profesionales con profundas raíces malagueñas.

2018 fue un año importante, porque fue el último año publicado. Las colaboraciones funcionaron tan bien que ese año, en una escala menor, decidí volver a colaborar de nuevo, con un gran fotógrafo y amigo: Dani Medina. Además de un excelente profesional es un seguidor acérrimo del proyecto e hicimos un experimento dual para compartir una visión diferente de un mismo tema. Fue la disociación de lo externo, el amplio mundo creativo que cada uno posee y la atención individual que se pone en algo concreto lo que me llevó a crear ese año Dos miradas. Lo acompañé de un grafismo en auge, como las redes sociales, que era la ventana perfecta para encajar nuestro argumento de compartir cómo de diferente vemos el mundo, aunque para todos sea el mismo.

A raíz de las colaboraciones de los dos últimos años, pensé en seguir manteniendo la web pero hacer de este proyecto algo más global y compartido. Quería ceder mi proyecto a las miradas de otros fotógrafos e inquietos visuales para que aporten su versión individual y creativa de este proyecto feriante. No llegué a tiempo para cerrar el proyecto ese año así que se quedó en una especie de limbo eterno mientras seguía madurando el futuro y las posibilidades de este proyecto personal. Por desgracia, este 2020 no ha sido un buen año en general, para nadie, así que tampoco iba a serlo para este humilde y tímido proyecto fotográfico. Solo queda esperar ver qué nos deparará 2021 y si será o no la vuelta definitiva de Fair: The Awakening.  

Autores

Participa en Maraña compartiendo este contenido:
Ir arriba